La presencia de placa bacteriana, el mal cuidado bucal o el exceso de tabaco y alcohol son algunos de los principales motivos que ocasionan problemas en la salud de las encías, pero también hay otros factores que influyen en su hinchazón.

_ Hacer gárgaras con una solución de agua y sal es el remedio más antiguo que existe para reducir la inflamación de las encías, pero sigue siendo uno de los más efectivos.

_ Mientras que tus encías se encuentren irritadas e inflamadas, es importante evitar cualquier sustancia que pueda empeorar el problema, como el tabaco y el alcohol.

_ Beber abundante agua te ayudará a eliminar los residuos y las bacterias que la comida deja en tu boca.

_ El aceite de clavo es un tratamiento natural y de eficacia probada, que se utiliza para tratar las encías, aliviando el dolor y reduciendo la inflamación.

_ Asegúrate de llevar una dieta variada y rica en vitamina C, calcio y ácido fólico.