Los problemas dentales son los principales causantes del mal aliento. Los malos olores se deben a la presencia de bacterias en la boca y en la superficie de la lengua.

Algunos remedios caseros pueden ser:

_ Lleva una dieta sana y equilibrada, e intenta no mezclar almidones (patatas, pastas o pan) con proteínas. Y de postre, escoge fruta asada y una infusión de menta, anís estrellado, manzanilla o tomillo.

_ Bebe muchos líquidos.

_ Come verduras frescas y con fibra, como zanahorias y brócoli, porque ayudan a limpiar los dientes.

_ Si por la mañana tu boca tiene un regusto amargo debes intentar eliminar toxinas. Durante dos días, consume verduras cocidas o crudas (evitando el ajo, la cebolla, el puerro y el repollo). Limita el consumo de grasa y azúcar y toma infusiones de albahaca.

_ El mal aliento puede aparecer cuando estamos acatarrados. Para aliviarlo, haz vahos con eucalipto o con ocho gotas de aceite esencial de ciprés y toma una infusión de flor de malva cuatro veces al día o una nocturna de raíz de genciana seca con miel.

_ Visita regularmente al dentista para detectar de forma precoz cualquier problema de halitosis y evitar que vaya a más.